Facebook
Twitter

 Oct   Nov 2019   Dec

MTWTFSS
   1  2  3
  4  5  6  7  8  910
11121314151617
18192021222324
252627282930 
ASIC ESL

Hazte socio del Ateneo
blog-literatura.jpg

Visitas Ateneo

mod_vvisit_counterHoy706
mod_vvisit_counterAyer1302
mod_vvisit_counterSemana12981
mod_vvisit_counterMes24647
mod_vvisit_counterTodas821252
Inicio arrow ¿Quiénes somos?
Sala de Arte: Gervasio Arturo PDF Imprimir E-Mail
2012
   viernes
16
NOV
20:30h
Image
Exposición
Metáforas del Caos Inauguración de la Sala de Exposiciones:

Gervasio Arturo
Metáforas del Caos

Clausura: Lunes, 10 de DICIEMBRE

Horario:
Lunes a viernes de 10:30 a 14:00 y de 17:30 a 21:30
Sábados de 11:00 a 14:00


Organiza: Sección de Arte 
METÁFORAS DEL CAOS DE GERVASIO ARTURO

ALICIA CARNICER


“Sólo se vuelve uno realmente lírico tras un profundo trastorno orgánico”. Palabras del filósofo rumano Emile Cioran, en sus “cimas de la desesperación”, que rescatamos hoy para que nos alumbren en el nuevo viaje, de un raro lirismo, que nos propone Gervasio Arturo Cabrera en esta nueva colección de dibujos que él ha etiquetado como “Metáforas del Caos”. Los dibujos de Gervasio, estas metáforas que se originan en el sueño y quiebran nuestro sentido de lo real, estos dibujos que proponen incómodas preguntas o nos revelan nuestras brumas, vasos sanguíneos o vísceras, nos hablan del caos como transgresión íntima. Del caos como subjetividad de la experiencia creadora. De una subjetividad o una intimidad que anuncia el sueño y que, confinadas a un continente o a una celda puertas adentro, exigen imponer su existencia, su reino brumoso y ambiguo, en el afuera.
Las metáforas de Gervasio Cabrera son símbolos y preguntas. Constituyen la respiración de una lírica subjetividad. Sus cuerpos y arquitecturas se violentan a sí mismos. Manifiestan un impulso de derramarse, desunirse, ensortijarse o arder. Las pieles se rasgan como una tela que deja al descubierto sustancias, una organicidad de poder violento y desconocido. Sus dibujos nos remiten a la consistencia viscosa de los sueños. El suyo es el aliento lírico de una interioridad que salta márgenes, rasga siluetas, transgrede continentes. Vence muros. Sus cuerpos son sujetos o espacios que se rebelan y cantan. Que escapan de la prisión del cuerpo como límite. Que desgarran la exterioridad para que la interioridad fluya a su antojo. La interioridad como sueño inédito, la interioridad como río o sangre desconocidos.
Para qué transgredimos –parecen preguntarnos estas metáforas del caos. Sus cuerpos están en las antípodas del miedo, son cuellos cuyos vasos sanguíneos alojan a un insecto estático que asiste, impávido, a este nuevo orden circulatorio o magmático. Estas metáforas apuestan por el brío y desdeñan las existencias y ritmos comedidos. Son pieles que se desgarran para reinventarse y crear. Pieles que manifiestan un imperioso deseo de sangrar y abrirse, de expandirse y expresar. De sudar y exudar. Sus cuerpos son de sorpresas y de asombros y consistencias magmáticas. Son cuerpos que, desuniéndose y desatándose, buscan “paisajes anteriores a Dios”.
El caos habita en temperaturas que a la luz del día lucen extrañas. Y estos dibujos exudan ese extraño calor de los sueños. Sean útero y vísceras, raíces, brumas, cabellos ensortijados u hombres clavados en columnas de humo, nos hablan de una interioridad que avasalla y arrasa su territorio para instaurar una subjetividad creadora. Sus cuerpos nos traen revelaciones porque indagan en sí mismos: no temen la enfermedad, el desgarro o la descomposición. No temen al sueño. Son cuerpos que niegan certezas, que felices viven o viajan entre las llamas. Que cuestionan el equilibrio superficial del hombre. Que conocen que toda búsqueda o viaje o iniciación comienzan cuando el hombre empieza a vacilar.
El caos es duda. Una grieta dolorosa que se abre y siembra una posibilidad que ayer no existía. La luz de hoy que revela un nuevo ángulo sobre el viejo cuerpo de ayer. El caos es sueño, ausencia de certezas, expresión bárbara y despojada de convencionalismo. El caos es movimiento. Organicidad que crece sobre la piedra. Si los dibujos de Gervasio nos hablan y emocionan es porque conservan un sabor de sangre y de carne y como anticipaba Cioran porque prefieren, a la abstracción vacía, “una reflexión que proceda de un arrebato sensual o de un desmoronamiento nervioso”.
El caos es ese río o subjetividad que, respirando sin límites, puede salvarnos.

Gervasio Arturo Cabrera Cabeza.  Santa Cruz de Tenerife – 1963

Estudios de Diseño Gráfico en la Escuela de Arte Fernando Estévez – Santa Cruz de Tenerife
Exposiciones Individuales:
2011 Dibujo mural. Sala Conca. La Laguna. Tenerife
2004 ” Identidades”. Esculturas y dibujos. Sala Conca. La Laguna. Tenerife
2002 Mural. Producciones Gráficas. Tenerife
1999 Sala Conca. Esculturas. La Laguna. Tenerife
1998 "El Tránsito Interior". Esculturas. Sala de Arte Cajacanarias. La Laguna. Tenerife.
1996 "Animal Irracional". Esculturas. Sala Ateneo. La Laguna. Tenerife
1994 Sala de Arte Cajacanarias. Puerto de la Cruz. Tenerife
1991 Sala i – Arte. Santa Cruz de Tenerife

Exposiciones Colectivas:
2010 “Invocaciones”. Sala Ancheta 23. La Laguna. Tenerife
2009 Finalistas concurso de escultura “Manolo Millares”. Sala Cajacanarias. La Laguna
2002 Bodegones. Sala Conca. La Laguna. Tenerife
1999 IV Foro Atlántico de Arte Contemporaneo. Pazo da Cultura de Pontevedra. Recinto Ferial Pontevedra
Colectivo Artistas Conca IV Foro Atlántico de Arte. Sala Conca. La Laguna. Tenerife
1998 Ermita de San Miguel. Exposición Fondos del Ateneo. La Laguna. Tenerife
1997 Sala de Arte de Cajacanarias. "75 Artistas y el Fútbol". Santa Cruz de Tenerife
1995 Sala Ateneo. "Artistas en torno a la muerte". La Laguna. Tenerife
1992 Sala de Arte Cajacanarias. La Laguna. Tenerife
1991 Galería i – Arte. 2º Aniversario. Santa Cruz de Tenerife
 
<< subir |   | bajar >>