ˇANÍMATE!
2012
miercoles
10
OCT
20:00h
Image
Ciclo
Cine de Animación Ciclo de cine de animación.
Fechas: septiembre – octubre de 2012
Organiza: Sección de Audiovisuales
El presente digital, las nuevas tecnologías y las vías abiertas por empresas como PIXAR han reconvertido el cine de animación. ¡Anímate! pretende esbozar una visión panorámica sobre diferentes enfoques que han convertido el cine de animación en algo más que un género “menor” o destinado a un público exclusivamente infantil. En su lugar, el programa previsto se esfuerza en resaltar la carga conceptual y el valor social que rodea al género.

Es una iniciativa desarrollada por la sección de Audiovisuales de esta entidad, en la que colabora de manera destacada el Instituto Goethe de Madrid, que ha cedido para la ocasión títulos de su cinemateca en calidad de préstamo.

Proyección de Las aventuras del príncipe Achmed, un clásico del género dirigido por Lotte Reiniger en 19.

Lotte Reiniger. Pionera del cine de animación

A Lotte Reiniger, nacida en una familia alemana de clase media, su pasión por las marionetas y el cine la llevó a estudiar teatro y a codearse, siendo todavía una adolescente, con el meollo de la intelectualidad berlinesa de entreguerras y a convertirse en una figura única e irrepetible en la historia del cine. Cultivó, hasta alcanzar la más absoluta perfección, un arte singular: el de las siluetas recortadas y luego animadas gracias a los trucos cinematográficos. Con unas tijeras y papel negro era capaz de crear universos hechizados, criaturas maravillosas, mágicas alfombras voladoras, hacer aparecer demonios malévolos o crecer palacios voladores desde la nada.

Fue cineasta y musa de la vanguardia alemana de los años 1920. En ella se encuentran los orígenes del mundo del cine animado, del que se enamoró en su adolescencia: Dedicó tres años de su vida a crear el largometraje animado Las aventuras del príncipe Achmed, el primer largometraje de animación que se conserva (Quirino Criatiani (italo-argentino), realizador del primer largometraje animado sonoro, realizó dos largometrajes animados anteriormente al de Lotte Reiniger, que no se conservan, pues el celuloide ya visto se reciclaba para hacer otros productos), estrenado en 1926. Mantuvo lazos estrechos con los círculos culturales del Berlín de la época: creó el decorado de algunas representaciones en el teatro Volksbühne, conoció a Bertold Brecht y rodó varios cortos publicitarios. Por sus películas de animación, casi siempre dirigidas al público infantil, siempre sobre argumentos de raíz popular, recibió infinidad de aplausos y premios. De su film Papageno (1935), Jean Renoir dijo que era el mejor equivalente óptico a la música de Mozart.

Melómana apasionada, hizo bailar sus siluetas al compás de infinidad de óperas, como Carmen, La flauta mágica, Cosi fan tutte y Las bodas de Fígaro. Le preocupaba más la creatividad en el cine que la técnica, por lo que hizo avanzar cinematográficamente el teatro de sombras, un género que hunde sus raíces en Asia desde hace ya mil años. Su talento único no ha tenido sucesor en este terreno.

Su fantasía no se parece en nada a la fantasía tecnificada y, a veces relamida de Disney. Su magia reside en la imperfección, en el «hecho a mano», en las limitaciones técnicas y factura artesanal, que dejaba la magia a la imaginación el espectador.

SINOPSIS: El día en que se celebra en la ciudad el cumpleaños del gran Califa, aparece el poderoso brujo y presenta su obra milagrosa: un caballo que puede volar por los aires. El Califa quiere poseer a toda costa dicho corcel mágico.

CRÍTICAS: Considerada en algunas listas como una de las 1.000 mejores películas de la historia del cine, "Die Abenteuer des Prinzen Achmed" fue creada en un período de tres años por Lotte Reiniger, quien diseñó el guión de la historia, recortó las figuras y los trasfondos y configuró sus movimientos con ayuda de Alexander Kardan y Walter Türck. Su marido, Carl Koch, se ocupó de la dirección ejecutiva y el control técnico, Walter Ruttmann experimentó con las configuraciones del cine y creó la lucha con los demonios de Wak Wak, Berthold Bartosch compuso los movimientos de las olas para el temporal que sorprende a Aladino durante su huida.